Milagrero tus milagros

En el año nose cuanto, en algún lugar de la tierra un hombre casi revolucionó al mundo. Era un milagrero. Un transgresor de la psicomagia sostenían algunos, un mesías o un índigo, debatían los otros. El asunto es que se fue popularizando tan velozmente, que al cabo de un par de meses ya era esperado en miles de pueblos al rededor del mundo. Su gracia... transformaba objetos de un valor a otro con el solo hecho de desearlo.

Pero el milagrero, que no tenía nombre, ni mucho menos apellido, no acudía al llamado popular. El vivía su vida de manera tranquila y sencilla y no requería de grandes loas para alimentar su espíritu. De esta forma fue como su huerto se fue transformando en un lugar de devoción. Peregrinaciones de recónditas provincias, caminatas eternas de fieles que querían presenciar al milagrero, se acercaban a sus pies, demandando solo una mirada, un gesto o un abrazo. Bueno, esos eran los menos, pues la gran mayoría se dirigía al "maestro" para que le ejecutara "el milagro". "El milagro" era único y prometía cambiarles la vida a las personas. Así, un día llegó donde el milagrero, un caballero con sombrero de copa y traje a la medida con un diamante de varios cientos de quilates . Este lo miró con piedad y en los instantes de la luz, transformó la piedra preciosa en un gran trozo de carbón. El caballero había sido testigo de "el milagro" y su vida cambió para siempre. En otra ocasión, un señor barbudo de la alta alcurnia, le presentó al milagrero un reloj de plata con cientos de años de antigüedad que se había heredado de generación en generación. El milagrero lo miró a los ojos y transformó su reloj en un trompo de madera. La vida cambió para el barbón en ese mismo instante. Así como la vida de aquella señora, que llevándole un increíble fajo de dinero vio como el milagrero lo transformaba en una hermosa lechuga escarola. Y así sucesivamente. El milagrero transformaba el alto valor de las cosas en simplicidad. Transformó un auto en un par de sandalias, un pinche de marfil en un palito chino, una lámpara en una vela y una bolsa de pepitas de oro en un ramillete de semillas. Y a la vez, el milagrero transformaba los corazones de cada uno, liberándolos de todo aquel sentimiento posesivo que los arraigaba a lo material, de todo aquello que los desviaba en la búsqueda de la verdadera riqueza.

Tres meses alcanzó a obrar el milagrero antes de su fatal desenlace. Un atípico fanático de su causa llegó una noche donde el milagrero y antes de que este transformara su revolver en clavel, le disparó a quemarropa en tres ocasiones. El milagrero cayó sobre las zanahorias de su huerto, las que al igual que el resto de los alimentos de aquella siembra, se transformaron en flores de todos los colores, en animales danzantes del último milagro del milagrero incomprendido. El asesino de los milagros fue acusado de homicidio pero su abogado lo solucionó todo. Con un fajo de billetes, un reloj de plata y un diamante de cientos de quilates, el abogado logró comprar al juzgado. Y no solo a los jueces, sino que también a la opinión pública. Y así, el pistolero fue invitado a programas de conversación, fue portada de periódicos sensacionalistas, lanzó su propia página web y hasta fundó un movimiento ideológico que defendía enérgicamente los intereses materiales de la humanidad. Su obra no duró tres meses, ha durado mucho más. La historia del milagrero en cambio, solo será recordada por algunos pocos, como una de las tantas historias en donde nos hemos equivocado, en donde hemos elegido transitar el falso camino hacia la felicidad.

|

Comentarios

Gran cuento!!!!!
Responder
buenísimo martín, la deshumanización absoluta, lo encontré súper kafkiano!
Responder
Uff... Gracias Freakisis por creer en el intercambio de emociones. Sin duda que en estos tiempos se necesita mas de esto. No renuncies y sientete cómoda por acá. Saludo afectuoso!
Responder
Jaja, gracias Juanita por el piropo... procuraré intentarlo más seguido. Saludos.
Responder
hermoso, hermoso.
Responder
Gracias mexxxa, bienvenid@ a ecologia del sur.
Responder
Lo leo 3 veces al dia, y ya lo he contado unas 10 veces, la misma historia... me recuerda a otra simiar y con un resultado no muy grato, ademas. Es de esas historias que me hacen dar un respiro hacia adentro,¿? se lee raro pero es como aguantar mucho la respiración, quizas pase algo que cambie en ese intertanto... no se, son cosas que regularmente converso con la almohada.
Responder
Hola guille... no me quedó muy claro que fue lo que te generó este cuento, pero me alegro de qu ete haya generado algo. Por otra parte, podrías compartir ese cuento similar del que hablas. Saludos!
Responder
Si poh, me produce una introspección heavy, por eso siento que es una bocanada de aire que respiro y no la dejo escapar en un buen rato. Me exilio a un "lugar" donde, desde lejos, me observo y me reclamo por las veces en que he sido como ese asesino... y han sido varias: cuando he sido inconsecuente, displicente con los demás, soberbio y agresivo; humanizo mi imperfección, y hago un recuerdo de mis miles de defectos, y en un click, estoy donde mismo, pero ahora con una cuenta en limpio.- Freak!! pero es algo asi, mucho mas surrealista. Tengo una imaginación bien desarrollada, por suerte, casi infantil.- Lo del cuento ya es mas cuático aun. Cuidate, y la dura que esta buenisimo el cuento.
Responder
Muy apropiado para estos tiempos. paz
Responder
Hoy no estoy muy feliz, o sea tengo un orgullo profundo por seguir siendo yo, pero es difícil... sabes que amo la magia de las letras, porque cuando más necesitas de un consejo... de repente mágicamente gracias al poder de la escritura te encontraste justo con tu consuelo o con lo que te gustaría oir alguna vez. Hoy buscando algo, quizá no arrepentirme de mis decisiones, me encontré con este cuento y en él encontré mi consuelo. No soy una persona exesivamente buena pero si de algo estoy orgullosa es que jamás me ha importado mucho las cosas materiales... he escuchado demasiadas críticas sobre mis sueños, que no me darán una casa grande ni comodidades principescas, y no me interesa, no me interesa lo que ellos quieren, he dejado amores, amistades y proyectos porque por alguna extraña razón no quiero todo eso. Nunca he necesitado mucho del señor dinero, desde pequeña vendía cachureos y reciclaba botellas y papeles para tener lo que necesitaba... una vez pasé por esa necesidad de tenerlo a como diera lugar, pero al tiempo me di cuenta que no era necesidad de tener algo material sino que había un vacío en mi alma que silenciaba con esas cosas... y así busqué en mi alma la solución para llenarlo. Creo que no hay nada mejor en la vida que renunciar a tantas cosas con las que me siento bombardeada y hasta presionada... estoy recien empezando mi carrera y ya no quiero ser como ellos, no quiero una 4x4, una casa grande y cosas lujosas... sólo quiero una cocina grande en vez de un living de revista, una casa pequeña, quiero despertar y no pensar que me convertí en un monstruo, quiero tranquilidad... quiero ser yo y no un ser mimetizado hambriento de tener cosas lujosas que de nada sirven si no hay un corazón... Y así me encontré con este relato, y el milagrero cambió mi pena, mi cansancio por tanta lucha, y mi corazón roto por malas decisiones en un abrazo y en un buen consejo... y esta mujer ya no se sintió tan sola como en su pesado despertar... y se dió cuenta, como siempre, que unas buenas letras son mejores que cualquier ramo de flores. Que estés muy bien Muchas gracias! :)
Responder
Great post however , I was wondering if you could write a litte more on this subject? I'd be very thankful if you could elaborate a little bit further. Bless you!
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar